La luz 3

La negrura del insomnio me trajo a un cuadro de Paul Klee
desde la misteriosa sede de algún placer recordado de oído,
y efervecieron los sentidos al contacto del amarillo chillante
que contrastó con el pálido azul y con mi emoción, terrosa.

Así pude rescatar un beso frío, la palma de mi mano contra un muslo
y otra muy breve variedad de salivas y cantos de otro tiempo…
No estaba ahí la negrura ni más acá, en la desnuda habitación
ni al fondo como siempre de mi boca, donde la muerte ensaya a cada rato…

El cuadro tenía también un árbol y un museo lo rodeaba,
y la lluvia de abril, inusitada en este lento invierno…
Y claro está, la tibia geografía del placer, en una oralidad imaginaria,
pero brava, olorosa, más abierta y desnuda…

Tampoco estaba en ella la negrura, aunque su fuerte sombra de canela
talló en mi paladar una delicia de tapiz oscuro, una mesa de roble,
el sabor –sí, el sabor– del tejido de una alfombra, y la gracia mullida
de un sueño interpretado como miedo a las pérdidas por un profesional…

El cuadro sucedió en mi adolescencia. Ni el museo ni el árbol
eran contemporáneos de las piernas que rodeaban mi cuello.
La sala era un recuerdo de la infancia y el sismo lo soñé en Coyoacán
(y era divertido porque quería sacar la computadora hasta la calle).

La llovizna, bien sé, está relacionada con mi madre por un método idiota de asociar
ciertos colores, ciertos ritmos; y abril es el mes más cruel…
Pero el cuadro de Klee venía sobre lo vivido y sus sabores,
a oponerse a la negrura, como una garza que cruza un pantano…

Era otra vez la luz, siempre memoria de furtivos y prodigiosos juegos;
pero ahora sin el alma, desprovista de sol, sobre la noche.
Era una luz artificial, más fuerte que el amor y sus insectos,
más dura que la muerte y la perplejidad de recordarte.

Era menos que el cuadro, el color amarillo, su entonación, su lujo,
su valor frente al pálido azul, su prominencia de invento y de captura
levantándose airoso, medular, en medio del dolor y la tristeza,
ingenioso y risueño, como un acto amoroso, como un árbol en pie…

Opuesto a la negrura, pude, acaso sin saber desde donde, rescatar
momentos y lugares vaporosos; la seda fina de la percepción liada al color,
despertó una nostalgia, llamó de corazón al placer y al instante
para ahondar el paisaje en una gota. Pero no fue bastante.

La luminosidad tenía también la sombra de una búsqueda inquieta,
promovió en mi interior un hormigueo letal, pues la negrura
era un pozo abandonado, ni amarillo ni azul,
una oquedad de piedra, de fantasma, creciendo en mi interior.

Miré dentro de mí como se mira un cuarto
donde hay sólo trebejos y utensilios. Sin pena y sin dolor, miré la hondura,
sin voz para el reclamo, y también la distancia incomprensible
entre ese cuarto y el amarillo recordado…

Nada más que tristeza en la negrura del insomnio, interna.
Los colores huyeron y en su lugar tembló una fotografía,
la seriedad de un discurso sin credo,
la tímida risa de un alguacil chantajeado por el amor y la muerte:

Había bocas abiertas a la sorpresa cauta de merecer la paciencia,
bocas clausuradas por un miedo a decir la pasión y la calle,
bocas heridas de rocío, bocas pintadas y crepusculares
sangrantes bocas de labios mordidos…

Pero la negrura era una enorme roca, un diablo solemne y helado,
la fascinación de la inmovilidad y la razón incrédula opuesta al delirio,
el azar pervertido en discurso, rimas cotidianas y previstas,
también el destino y sus nombres comunes…

Enfermo, al tiempo que olvidé mi nombre, entre en el sueño.
La luz borraba todo, formaba breves arco iris contra la llovizna.
Estaba en el amarillo, pero era el azul y era tan pálido
que la intensidad me mareaba, pero también me provocaba envidia…

Afuera, un árbol esparcía tonos verdes y sepias contra un muro blanco.
Adentro, deseaba tanto ser el amarillo, que comencé a llorar y al agitarme
supe que podía ser lo que quisiera, del amarillo al rojo.
Pero volví al insomnio y la negrura…

Tu cuerpo recortado contra el amanecer predijo la luz gozosa de otro día…
¿Me desperté sin miedo junto a tu cuerpo cálido o sólo imaginé?
La luz, despacio, puso en orden el mundo, la negrura dejó paso a la luz:
envuelta entre su canto, sonreías…

Y te amé para siempre y de una vez por todas
luchando al escapar del diablo y de la roca,
para ganar la luz en un amanecer inusitado,
sin recuerdo ni sueños, vacío e iluminado de memoria.

Manuel Andrade

Axé.

About these ads

2 Comments

Filed under Poetry

2 responses to “La luz 3

  1. carlos

    Bello poema Z!. En cuanto a la última estrofa, sólo quiero decir: Que así sea!. Have a nice weekend.

  2. carlos

    Maybe this is another, yet equally beautiful, form of poetry

    Se questa è una canzone con cui si può parlare
    se in questa notte di maggio io ti penso ad ascoltare
    certe piccole voci che a volte vanno al cuore
    in questi momenti con l’aria che si muove
    io conosco la mia vita e ho visto il mare
    e ho visto l’amore da poterne parlare

    Ma nelle notti di maggio non può bastare
    la voce di una canzone per lasciarsi andare
    amore su quel treno che è già un ritorno
    amore senza rimpianto e senza confronto
    che conosci la tua vita ma non hai visto il mare
    e non hai l’amore per poterne parlare

    Ma è una notte di maggio che ci si può aspettare di più
    e se questa è una canzone con cui davvero si può parlare
    in questa sera ferita da non lasciarsi andare
    in questa notte da soli che non ci si può vedere
    e non ci si può contare ma solo ricordare
    io conosco la mia vita e ho visto il mare
    e ho visto l’amore vicino da poterlo toccare

    Ma nelle notti di maggio non può bastare
    la voce di una canzone per lasciarsi andare
    nelle notti come questa che ci si può aspettare
    se non una canzone per farsi ricordare da te
    per farsi ricordare da te.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s