Category Archives: Poetry

Góngora 1594

DE UN CAMINANTE ENFERMO QUE SE ENAMORÓ DONDE FUE HOSPEDADO

Descaminado, enfermo, peregrino
en tenebrosa noche, con pie incierto
la confusión pisando del desierto,
voces en vano dio, pasos sin tino.

Repetido latir, si no vecino,
distinto, oyó de can siempre despierto,
y en pastoral albergue mal cubierto
piedad halló, si no halló camino.

Salió el sol, y entre armiños escondida,
soñolienta beldad con dulce saña
salteó al no bien sano pasajero.

Pagará el hospedaje con la vida;
más le valiera errar en la montaña,
que morir de la suerte que yo muero.

So, is this one of the elements from which Vallejo makes his image? I think not, but it is striking how people will say he is descaminado, enfermo, peregrino.

Axé.

Leave a comment

Filed under Poetry

Ferrari, Moro, translation

I will study this.

Axé.

Leave a comment

Filed under Bibliography, Poetry, Resources

La balada del agua del mar

(A Emilio Prados, cazador de nubes)

El mar
sonríe a lo lejos.
Dientes de espuma,
labios de cielo.

¿Qué vendes, oh joven turbia
con los senos al aire?

Vendo, señor, el agua
de los mares.

¿Qué llevas, oh negro joven,
mezclado con tu sangre?

Llevo, señor, el agua
de los mares.

Esas lágrimas salobres
¿de dónde vienen, madre?

Lloro, señor, el agua
de los mares.

Corazón, y esta amargura
seria, ¿de dónde nace?

¡Amarga mucho el agua
de los mares!

El mar
sonríe a lo lejos.
Dientes de espuma,
labios de cielo.

–FGL, 1919; published in Libro de poemas (1921)

Axé.

3 Comments

Filed under Poetry

9 octubre 1937

Alfonso: estás mirándome, lo veo,
desde el plano implacable donde moran
lineales los siempres, linealeslos jamases
(Esa noche, dormiste, entre tu sueño
y mi sueño, en la rue de Ribouté)
Palpablemente,
tu inolvidable cholo te oye andar
en París, te siente en el teléfono callar
y toca en el alambre a tu último acto
tomar peso, brindar
por la profundidad, por mí, por ti.

Yo todavía
compro «du vin, du lait, comptant les sous»
bajo mi abrigo, para que no me vea mi alma,
bajo mi abrigo aquel, querido Alfonso,
y bajo el rayo simple de la sien compuesta;
yo todavía sufro, y tú, ya no, jamás, hermano!
(Me han dicho que en tus siglos de dolor,
amado sér,
amado estar,
hacías ceros de madera. ¿Es cierto?)

En la «boîte de nuit», donde tocabas tangos,
tocando tu indignada criatura su corazón,
escoltado de ti mismo, llorando
por ti mismo y por tu enorme parecido con tu sombra,
monsieur Fourgat, el patrón, ha envejecido.
¿Decírselo? ¿Contárselo? No más,
Alfonso; eso, ya nó!

El hôtel des Ecoles funciona siempre
y todavía compran mandarinas;
pero yo sufro, como te digo,
dulcemente, recordando
lo que hubimos sufrido ambos, a la muerte de ambos,
en la apertura de la doble tumba,
de esa otra tumba con tu sér,
y de ésta de caoba con tu estar,
sufro, bebiendo un vaso de ti, Silva,
un vaso para ponerse bien, como decíamos,
y después, ya veremos lo que pasa…

Es éste el otro brindis, entre tres,
taciturno, diverso
en vino, en mundo, en vidrio, al que brindábamos
más de una vez al cuerpo
y, menos de una vez, al pensamiento.
Hoy es más diferente todavía;
hoy sufro dulce, amargamente,
bebo tu sangre en cuanto a Cristo el duro,
como tu hueso en cuanto a Cristo el suave,
porque te quiero, dos a dos, Alfonso,
y casi lo podría decir, eternamente.

–C. V.

Axé.

1 Comment

Filed under Poetry

Further nadería

El siglo pasado, en sus manifestaciones estéticas, fue raigalmente subjetivo. Sus escritores antes propendieron a patentizar su personalidad que a levantar una obra; sentencia que también es aplicable a quienes hoy, en turba caudalosa y aplaudida, aprovechan los fáciles rescoldos de sus hogueras. Pero mi empeño no está en fustigar a unos ni a otros, sino en considerar la Viacrucis por donde se encaminan fatalmente los idólatras de su yo. Ya hemos visto que cualquier estado de ánimo, por advenedizo que sea, puede colmar nuestra atención; vale decir, puede formar, en su breve plazo absoluto, nuestra esencialidad. Lo cual, vertido al lenguaje de la literatura, significa que procurar expresarse, y querer expresar la vida entera, son una sola cosa y la misma. Afanosa y jadeante correría entre el envión del tiempo y el hombre, quien a semejanza de Aquiles en la preclara adivinanza que formuló Zenón de Elea, siempre se verá rezagado.

Axé.

Leave a comment

Filed under Poetry, Resources

¡Ay, quán fermosa viene Doña Endrina por la plaça!

It is Ash Wednesday, time to consider the battle between Lord Carnaval and Lady Lent, and I have found this really nice rendering one of the songs from the Libro de buen amor (1343). (An ad comes first, unfortunately — turn the sound down.)

Axé.

Leave a comment

Filed under Poetry, Songs

Sampson Starkweather

L

The hammer, the afterbirth, the anvil, the ink,
the already-not-yet, the aperture, the armchair, the pleasure
of cellar door, the chimera, the never, the more,
the bullet, the born, the there, the uncle,
the surrogate, the peninsula, the risen,
the drown, the jig-saw, the Jew, the glass,
the ceasefire, the phonograph, the smoke.

Immutable, external, hungry,
lithographed, indexed, widowed, thirtytwoed,
tumescent, deracinated, alive.
Snowing, burning, ballooning,
pelting, sapling, fasting, inoculating,
lying, weeping, a tiger, snowing, snowing.

Almost, right here, beyond,
perhaps, during, to the left of, so much, after,
distant, always, this one, almost, never, too much.

The succulent, the air, the quickening,
the kiss, the august,
the rebuff, the rope, the cruelty, the spittle,
the punchline, the rags, the reckoning,
the 1-wing, the awl, the would-be breasts,
the water, the lessness, . . . . . . . . . . the wait.

Check him out.

Axé.

2 Comments

Filed under Poetry